sábado, 29 de agosto de 2020

Á turistes, si de verdá nos queréis...


Nun hai mayor castigu que se cumpla un suañu. Demientres años dellos gobierninos asturianos enfotáronse nel turismu como salida vidable pa una Asturies desindustrializada que nun solo muerre, que non solo, como dixo’l poeta, “perdéu l’aldu los caminos”, sinón qu’amoria y va pelos hastiales.

Entamó col cuentu del “Asturies, Paraísu Natural” y Fitur tres Fitur foron vendiéndonos y vendiéndo-yos la moto de qué bono sedría’l turismu p’Asturies.

Estos caberos dos meses decatémonos del espeyismu y de la facilidá cola qu’un suañu camuda en velea: nin Asturies ta preparada pal turismu, nin el turismu p’Asturies.

La situación ye de colapsu y repunancia: mastinos adoptaos, gatos secuestraos, la cai Uría en Picos d’Europa, árboles de barricada na ruta l’alba y hasta osos que, fartos yá del estrés, s’esgolen y s’avienten…

Nun podemos echar la culpa a los foriatos.  Si convides a xente a to casa, nun protestes porque vengan. Son los gobernantes los que nun lo vieron venir: ye fácil posar en Fitur coles pantalles enceses ensin saber lo que ye un teitu, posar cola mar tebergana, cantar la escelencia de l’Asturies rural al empar que la dexes morrer pruyendo por una Asturies metropolitana.

Namás pensaben con bonomía nel turista de perres, que ye’l qu’interesa. Pero cuando te viendes como destín turísticu al menor preciu, de saldu, ye pa lo bono y lo menos bono (malo, malo, en verdá nun nos tocó tanto, nun seamos repunantes). Si te promociones con esa entrega de bienveníu mister turista (pa despidíes de soltería y de casamientu, pa lo que seya y faga falta), pasa lo que pasa: tienes la casa, la playa, la ruta l’alba como’l día de les piragües o la Feria Muestres el día de la Caxa…

Igual tamién somos víctimes de los clixés y nun somos tan hospitalarios como pensábemos, o polo menos, sómoslo de poco en poco y cada vez menos…

Esperái que lleguen per Ranón los qu’envede balconin nos fagan horring… Entá nun aportaron y yá tamos con ganes de salir al corredor o al Negrón y clamiar, como la filósofa:

-Á turistes, si de verdá nos queréis...




martes, 11 de agosto de 2020

La piedra de Sísifo

 

Lleo con plasmu l’artículu d’opinión “La piedra portuguesa” d’Ignacio del Valle.

Acabo de lleelu y garro’l convite, “de sentarnos en una mesa y conversar con tranquilidad” anque se fae difícil cuando se tresgreden les normes básiques pa un debate serenu.

De mano, pa quien diz que quier “conversar con tranquilidad”, sospréndeme esi tonu airáu, indignáu, cuásique revanchista y lo enquivocaes ya inciertes, supongo que por desconocimientu, más que por “aviesa intención” de munches de les afirmaciones.

Lo primero, nun voi a tachar a daquién que piensa como distinto nesti tema como “facha”, nin voi pensar “qué cabronazo”, porque toi fartu de que, por defender la oficialidá a min me digan “nacionalista”, “aldeano”, “paleto”, “subvencionado”.

Lo primero, que como asturianista y defensor de la oficialidá de la llingua asturiana, nun me reconozo nes sos afirmaciones. Nun voi a entrar nes sos opiniones. Caún ye llibre de pensar como quiera, faltaría más (y de falar la llingua que quiera), pero hai coses que nun se sostienen y que nun son asina como se dicen.

Entama l’artículu con una desautorización de les pallabres de Barbón. La so realidá llévalu a negar la máxima del argumentu de Barbón, al tomar por lliteral lo que Barbón espón de manera metafórica: los güelos y los pas (les güeles y les mas) nun son les de caún, sinón la heriencia d’un patrimoniu común.

Yo mesmu puedo sostener lo que diz él. Per parte materna los mios güelos vinieren de Valladolid, asina que, asturianu, falaben bien poco o cuásique nada: nin lu falaben nin lu entendíen daquella. Ello nun quita que l’asturianu nun esistiere; ye más, puestos a da-y la vuelta al argumentu, foron ellos los primeros en señalame que l’asturianu esistía.

Y eso que’l castellanu qu’ellos falaben nun yera’l constructu artificiosu de la RAE. Ellos falaben un dialectu del castellanu, de la zona rural de Valladolid llendando con Salamanca, de Fresno el Viejo. Nun dicíen “cuyo”, por exemplu, y nel so paradigma verbal nun traíen la forma dijeron, sinon “dijon”. A min, na escuela, enseñáronme que lo qu’ellos falaben taba mal porque nun falaben esa norma arbitraria de la RAE y porque empapiellaben al sentir pallabres inventaes como “semáforo”, “pedagogía” o “laringitis”.

Sicasí, con ellos, sintiéndolos y amando la so lingua tan fuera de la norma, adeprendí más que tola carrera y sobre too, aprendí a amar la llingua castellana verdadera.

Ellos fueron los primeros que se dieron cuenta de qu’esistía l’asturianu y los primeros en dicímelo: cuando llegaron cuásique nun s’entendíen y mio güela contaba cómo una vegada una muyer dicía-y “apúrremelo” por una ferrada onde llevaba la ropa. Ehí nació la conciencia llingüística de dos idiomes distintos. Llingüísticamente, fálase de dos idiomes distintos cuando yá nun hai intercomprensión ente los dialectos: el castellán y el asturián.

Personalmente, y como falante d’asturianu y castellanu, espero que tol mundu que quiera usalu lu use en toles estayes de la vida onde-y apeteza y quiera, y qu’esi derechu se respete. De mano, la primera parte de la comunicación nun se ta respetando: esi derechu a falalo que s’invoca nun ye tal na práctica. Los casos que a cada poco chisquen la prensa demuéstrenlo. Y seríen más si la conciencia reivindicativa fuere mayor, ensin dubia.

Y ye sangrante cuando esi derechu yá se recueye, en parte, na Llei d’Usu. La Llei d’Usu, de mano, namás qu’algama’l reconocimientu parcial d’una parte de l’alministración: la del Principáu (que tamién equí’l nome nun ye nada inocente).

La verdá ye qu’alrodiu d’esta llei podíemos falar muncho, d’una llei qu’entagüei, pasaos más de venti años, ta por desendolcar, y ye que foron los propios y sucesivos gobiernos del Principáu los principales insumisos a cumplir esta llei. La xente que la noma pa saciar la nuestra sede, quien diz que yá ye bastante, debería lleela. Asina nun s’estrañaría de lo que ta sucediendo (con venti dos años de retrasu). Esta llei recueye, por exemplu, l’establecimientu de la toponimia tradicional asturiana y la creación d’un cuerpu de traductores. Poro, nun ye entendible la sospresa y l’alarma de parte de los detractores de la oficialidá por dalgo que vien na propia llei que dicen que nos ampara y a la que nos remiten. Nesti sen, esa piedra portuguesa ye un fiensu que va tiempu debiere tar movíu, d’acordies cola propia llei -qu’ameritó’l consensu del parlamentu asturianu. Nun se trata de mover marcos mentales, sinón de tornalos al so sitiu, reconocer, por exemplu, que naide diz El Polledo y sí El Pullíu. Cuando se torga a una Conseyera de Cultura a dirixise al restu del parlamentu asturianu nuna de les llingües que se reconocen como propies, nel Estatutu d’Autonomía, ponse a les clares que la llei ye insuficiente.

Ta a les clares que l’asturianu nun va ser la solución a la situación económicamente desastrosa pela qu’atraviesa Asturies, (situación a la que se llegó esclusivamente d’una manera monollingüe, falando español, que nesto l’asturianu nun tuvo nada que ver, pámique), situación de la que nadie, dende los grandes partíos, rinde cuentes.

Lo que sí se diz ye reconocer y promocionar l’asturianu va contribuyir a crear una seña distintiva, una marca (non solo esiste la “marca España), un productu que defina y singularice los productos asturianos (el casu d’Irlanda, de Miranda de Douro o del País Vascu pueden servir de referencia). Y ye que l’asturianu, pongámonos como nos pongamos, suma. Nun vien a restar. De mano, una parte del presupuestu estatal debería destinase a conservar l’asturianu, como se fae coles demás llingües del estáu. ¿Acasu quien fala asturianu nun ta dientro d’esos “impuestos que pagamos todos”?

Supongo que’l pasáu más de recién ye lo que fae que se piense que la oficialidá traerá esi despilfarru de dineru y de “creación de chiringuitos y comisariados políticos”: casos como’l Niemeyer o’l casu Renedo, nel primer casu; el casu de los munchos festivales, selmanes de lo que seya… fáennos desconfiar d’ello.

Ye una visión pesimista, y como n’otres coses, ye facenos pagar les factures de quien nun lo fizo bien.

Fálase de la subvención de profesores (cuando garantizar el derechu a la educación y aprendizaxe n’asturianu vien recoyío na Llei d’Usu -de verdá que nun entiendo cómo nun se llee cuando ta tamién n’español). Esto pámique supón un desconocimientu insultante de la situación del profesoráu de llingua asturiana, condergáu a una situación d’interinidá perpetua, ensin una especialidá propia, lo que supón un agraviu comparativu col restu de profesores d’otres llingües y d’otres llingües peninsulares que sí la tienen. La subvención de profesores dase n’otra exa que nun tien que ver colo público…

Amás, el proyectu pilotu del aprendizaxe n’asturianu que se punxo en marcha en dellos centros y al que’l mio fíu tuvo la suerte d’asistir, garantizaba la voluntariedá y fízose con un presupuestu que cuásique m’atrevo a calificar como con gastu ceru.

Yo mesmu fui profesor d’asturianu. Soilo agora de castellanu: tan aprovecháu nuna situación como na otra; tan subvencionáu entós como agora… Con más estabilidá agora qu’enantes. Ser profesor d’asturianu nun ye tampoco nengún chollu. Sé bien lo que digo.

¿Quién tando nuna comunidá de falantes billingües nun aprovecha esa oportunidá? Como escritor fícilo nes dos llingües y salgo totalmente arriquecíu…

¿Qué frontera hai? Falar de que l’asturianu supón una frontera ye desconocer lo que cuesta’l peaxe d’El Güerna pa entrar o salir d’Asturies: esa ye la verdadera frontera, esi ye’l verdaderu impuestu que ta pagando la xente asturiano y que nos ta condergando al retrasu; falar de despilfarru ye desconocer la retafila de ceros ta suponiendo la llinia d’Alta Velocidá pa poder dir “de vinos” a Madrid. Falar de fronteres ye desconocer la situación de marxinación del mundu rural asturianu al que lu tán sometiendo los ideólogos de la ciudá única asturiana.

“La ingeniería social que tienen en cartera ciertos grupos radicales por crear padres de la patria” ye una de les afirmaciones que llega tarde: eso yá se fizo con Cuadonga y Pelayo, y sigue faciéndose por dellos grupos radicales y non tanto, y mira si somos grandones que lo punximos como cuna d’España.

Negar un derechu porque pue usase dientro d’un argumentariu que nun nos gusta llevaríanos a prohibir a los sindicatos pa que nun se diere otru ochobre del 34; y al exércitu pa que nun hubiere otru 36… Tutelar la llibertá y negar derechos básicos ye una manera d’empobrecimientu democráticu… Negar la oficialidá del asturianu polo que pasó n’otros llaos (sicasí nunca se cita Valencia o Galicia) ye desconfiar de la madurez del pueblu asturianu y de la so llibertá pa escoyer lo que quier ser; ye facenos pagar les factures de los platos rotos d’otra xente.

Dizse, allegremente, que la llingua asturiana nun ta en pelligru d’estinción. Una organización que camiento que nun ye pa nada sospechosa, como la UNESCO, yá la incluyía nel 2009 nel so Atles de llingües en pelligru d’Estinción; el Conseyu d’Europa recuerda cada ciertu tiempu al Estáu Español la situación pela qu’atraviesen les llingües que se comprometió a protexer al firmar a Carta Europea de les Llingües Rexonales y Minoritarias en 1992.

Pero lo peor de too ye que se diga que “pero me gustaría recordar que las lenguas desaparecen y las que sobreviven lo hacen imponiéndose al resto”. ¿Qué llingua ye entós, la que se ta imponiendo, la que nos tán imponiendo?

Esi argumentu tan reduccionista: “cada día desapaecen les llingües”, ye un argumentu que camiento aterrador. ¿Aplicaríemoslo tamién a la fauna, al mediu ambiente, a les obres d’arte, a les grandes biblioteques? ¿Pa qué recostruyir Nôtre Dame? Cada día quémense edificios… Cada vez que desapaez una llingua piérdese una visión del mundu. ¿Nun deprendimos nada de lo que ficimos en América empobreciendo el mundu imponiendo, a sangre, espada y fueu, l’español?

Llevo más de media vida militando nel movimientu asturianista, viendo como parte de la sociedá asturiana m’acompaña nesti viaxe. ¿Y nun hai demanda social? El movimientu asturianista lleva más de cuarenta años reclamando la oficialidá, nes cais, nes instituciones, nel día a día… Ye quiciabes el movimientu cívicu y ciudadanu del país (podéis escoyer la acepción segunda de la RAE, a ver si vamos tener tamién la culpa de la polisemia de los términos) carauterizáu siempres pol pacifismu col que defendió toes y cada una de les sos reivindicaciones que s’encuadren dientro d’un estáu democráticu y de les lleis vixentes. A quien defende l’asturianu naide-y dio nada; lo poco -que tanto-yos paez a los detractores- foi frutu d’esa demanda social, serena y constante… Exemplarmente democrática.

Y ta claro qu’hai munchos exemplos de combinar esta riqueza cultural. Cítase a Francia como exemplu: la mesma Francia na que l’añu pasáu se suspendió a tolos estudiantes bretones, del País Vascu francés, etc., porque punxeron el so nome na ortografía orixinaria. Que te suspendan l’equivalente a la EBAU porque uses la “ñ” (¡¡de verdá defende un español un país que prohibe la ñ!!) y obligaba a camudar el nome de los neños que s’incribíen con ella… Que torguen la to carrera como médicu, policía, arquiteutu, etc., por poner que t’apellides Núñez… ¿ye esi’l modelu a siguir que se nos propón? ¿Tamos d’alcuerdu, entós, coles polítiques estadounidenses qu’estigmaticen y prohiben l’usu del español?

Sicasí, hasta Francia va adulces abriéndose a esa diversidá y esti mesmu añu adoptó la grafía “ñ”, gracies a (o por culpa de, depende quien lo mire) la movilización bretona.

A mín préstame más citar el casu de Suiza, un país que nun ye sospechosu, precisamente de tar en ruina económica, pese a que falen, y son oficiales, polo menos cuatro llingües: francés, italianu, romanche, alemán.

Precisamente, y eso ye lo que nun entiendo, trátase de sumar. A la escontra de lo que se nos acusa, quien defende l’asturianu vien a sumar y nun restar: castellanu, asturianu, llatín, rusu y mandarín, claro que sí…

Ye’l nuestru derechu y, como tou derechu, supón la obligación de respetalu (y establecer los cauces amañosos pa ello). Una sociedá democrática nun lo ye solo porque cada voz cuente lo mesmo, porque se tenga el mesmu derechu a usala; yelo porque esi derechu fáese con independencia de la llingua na que se fale.

Tou derechu implica el deber de respetalu por parte de los demás, pero ensin l’ánimu de dir contra naide: sí se trata del derechu a falar, y lo más importante, del derechu a que t’escuchen, que fue lo que nun se respetó nel casu de Berta Piñán.

Si-y faen eso a una conseyera de cultura, ¿qué nun-y fadrán a un probe ciudadanu o ciudadana? Por eso, pa garantizar el nuestru drechu a ser sentíos y sentíes na llingua que queramos, pa exercer el derechu al votu, doctoranos, pagar los impuestos, mercar, estudiar pidimos y demandamos, demientres más de cuarenta años yá, la oficialidá.

sábado, 25 de julio de 2020

Sol


Yera payares, al menos asina lo pinta la memoria, y mio pá pasó a buscame pel polideportivu. Camín de Sol tropecemos con daquién que-y entrugó nun sé qué del pozu. N’acabando, púnxoseme un nuedu en gargüelu. “Yá nun llegamos, papa”. Yera xueves.  A les siete y media Sol trancaba. Mio pá talantó la decepción. Al fondu de la llibrería, ente l’almacén y la parte de los mostradores, había un despachín pequeñu. Ellí taba Sol, cola lluz d’un flexu. Mio pá nun dexó de picar. “¿Qué queréis? Yá ta zarrao”.
-El guah.e-, apuntó mio pá.
“El llibru y la cinta de Seliquín”
Tendría ocho o nueve años y aquella yera la mio primer compra en Sol.
Agora, va pa mediu sieglu que nació aquel proyectu que tuteló la formación llectora de tanta xente. Sol ye una llibrería llibrería. Una llibrería qu’entá caltién llibros y nun dexó que la apoderare la parte de papelería. Un llibrería que tien claro que la so esistencia nun ye solo la d’un negociu. Dempués de Yoli y Sol, les pioneres, Félix garró, nel noventa y siete, quiero creer, anque guapo pudiere ser el noventa y ocho, el relevu.
Nun fueron nunca tiempos fáciles. Nun lo son agora: el llibru ellectrónicu, los bancos de llibros escolares, la xestión directa colexos-editoriales, la competencia de les grandes superficies, munches otres falcatrúes que tenten nublar el sol que dende va mediu sieglu alluma en L’Entregu.
Pa ponese al frente d’una llibrería fai falta un plizcu de romanticismu y camiento qu’otru d’enfotu y compromisu. Demientres el confinamientu, Sol fue una llibrería de guardia (viende tamién prensa).
Félix retrucóme’l plasmu: “Los llibros y la cultura son tamién un artículu de primera necesidá”.
Esa sigue siendo la mesma mentalidá de Sol: la mesma que nun dubió n’abrir la tienda cuando aquel nenu picó un tapecer de payares, cerca les ocho; la mesma cuando más de trenta años pasaos aquella persona volvió a buscar agospiu ente les estanteríes y atopó la puerta abierta y al llibreru al pie del cañón, pa lo que fuere menester.
Una llibrería que ye más, muncho más, qu’un negociu.

jueves, 25 de junio de 2020

Capítulu XXVII Arriquitáun taun taun


Capítulu XXVII

Arriquitáun taun taun




(L’acción desendólcase en dos escenarios distintos: el pisu felguerín de la pareya formada por ANUSQUI y TONI y l’interior de la sala d’urxencies del Hospital, onde ta TAULFO, col fociqueru puestu)

ANUSQUI: Nun sé, Toni, voi tener que siguir un programa d’esos de ximnasia pa siguir en forma… Toi calculando les caloríes y el gastu enerxéticu dame una curva…
TONI: Ta claro qu’al Sali d’equí vamos tener que llamate la chica de la curva enforma.
ANUSQUI: ¡Qué mongol yes! O seya, de verdá te lo digo… ¿De verdá crees que van tar pol llabor de garrar a daquién pal programa que vaya pasadina de quilame? Si la cámara de la webcam engorda, maxínate la de la tele… Esa sácate toles taches…
TONI: Non, si van sacate hasta los pecaos… Anusqui, piénsalo bien que yá oyisti a to pá… Desherédate… ¡¡Adiós llugarín de Llaneces, qué solu te vas quedando…!!
ANUSQUI: Yo valgo más qu’un prau que tán comiendo los felechos… Muncho más… ¿Nun te paez, vidina?
TONI: Oye, a too esto, ne… ¿Y si emigramos pa Llaneces del Rei Moru? Pa pasar el confinamientu…
ANUSQUI: Va facésete cuesta arriba.
TONI: Vamos en coche. Llevamos lo necesario: cerveces, llibros, el buzuki, la mandolina… Volvémonos neorrurales, cari, qu’eso estílase. Igual esti confinamientu supón un cambéu pa la Humanidá… Facemos la nuestra propia comida, la ropa propio…
ANUSQUI: ¡Ainsss, Toni! ¿Qué cuentes poner, un economatu? ¡Cielín! Que tu debes pensar que los pimientos nacen en bote… Y les patates vienen en sacu… ¿Tu sabes plantar?
TONI: Coimes, mírase por un tutorial d’interné… Mui diícil nun ye: éches la semiente y lo demás fáelo la tierra… Podíemos hasta plantar un poco maría…
ANUSQUI: Ellí nun hai wifi, nin hai cobertura, nin hai series, nin hai agua caliente, nin…
TONI: ¡Hosties! Solo falta que me digas que nun hai bisontes nes parés pa qu’hasta la cueva d’Altamira me paeza más afayadiza.
ANUSQUI: Esa ye la heriencia de mio pá, que la que tuiviemos cuando se prexubiló porque quería tirar a vivir ellí. Quería ser ganaderu y facer una especie de ranchu a lo Bonanza. Nun diba haber pación abondo en La Campeta pa él… Esa ye la heriencia, que polo qu’a min toca, pue metela en… (Suena’l teléfonu y ANUSQUI míralu) Hostia, mio pá… ¿Nun taría escuchando, eh?
TONI: Pola cuenta que nos tien… Como nun nos pague la lletra…
ANUSQUI: ¡¡Ai, ai!! ¿Qué fago? ¿Gárrolu? (Nerviosa, mirando pal teléfonu) Voi garralu, sí… (Zalamera) Paaapi, ¿qué tal?
TAULFO: Bono, fía, per equí… A ver, esto que te digo… ¿Tas o nun tas preñada?
ANUSQUI: ¡¡Meca, á papa!! ¿En serio? ¿Sigues con esa zuna?
TAULFO: ¿Sí o non?
ANUSQUI: Que non, pesáu… ¿Cómo diba dir a castins si toi preñada? ¿Nun ves que nun te garren? Toni y yo nun pensamos en nenos entoavía, papi…
TAULFO: Bono, pues entós, siéntate.
ANUSQUI: ¿Por? ¡¡Ai, papa!! Nun m’asustes…
TAULFO: To ma, que cayó pel balcón…
ANUSQUI: ¿Cómo que cayó pel balcón? ¿Qué ye? ¿Púnxose a llimpiar les persianes?
TAULFO: Non, non… Cayó por soleares…
ANUSQUI: ¿Cómo que por soleares? ¿Ónde queda eso?
TAULFO: Á neña… ¿Tu sabíes que to madre baillaba nel cuadru sevillanes de Los Barreros?
ANUSQUI: Bono… A ver…
TAULFO: ¿Sabíeslo? Non, lo que te digo… L’últimu d’en casa n’enterase de too… O sea, que lo de los alcuentros de tapeteres del encaxe de bolinos, yera too mentira… Tola casa enllena trapos que nun son d’ella y yo papando con too…
ANUSQUI: Papa… A ver… Mama tenía mieu que nun lo comprendieres… Pero, mama, ¿ta bien?
TAULFO: A ver, que se viere, un poco machacada del camión y del retrovisor, que se-y espetó en cadril… Que se viere, per fuera, un par de chinchones y unes escalabradures… Lo normal…
ANUSQUI: ¿Cómo del camión? Pero, ¿nun m’acabes dicir que cayó del balcón?
TONI: ¿Qué pasó? (ANUSQUI fae señal pa que calle y ANTÓN calla)
TAULFO: Non, si fue lo que la salvó, el camión…
ANUSQUI: ¿Cómo? ¿Atropéllala un camión y sálvala?
TAULFO: Non, que fue al revés…
ANUSQUI: ¿Cómo al reves? ¿Atropellóla’l camión y fue pa casa y cayó pel balcón?
TAULFO: Madre, Anina, fía, colo fata que yes, nun sé cómo nun te garren pa la tele… Foi to madre la d’atropellar el camión: cayó pela ventana y salvó porque taba el camión de xelaos Diego embaxo… Dalgo amortiguó la caída…
ANUSQUI: ¡¡Madre!! Y qué tien…
TAULFO: Nada, lo de siempre…. Xelaos de corte, de los de Camy y de los de bola… Diz que de ron con pases y de turrón yá nun trae tanto porque que namás que los pide la xente vieyo, ¿paezte?
ANUSQUI: ¡¡Que que tien mama!!
TAULFO: A to ma púnxo-y dos boles, una en caún de los dos chinchones que-y salieron: una bola azul que diz que sabe a chicle o a nube y otra de güevu kinder, que pámique nun ye bona idea, porque’l güevu yá lu traía ella… Dalgo baxó-y la hinchazón… Tengo que pagá-yles en cuantes que lu vea…
ANUSQUI: ¡¡Que si se mancó muncho!!
TONI: Á Anusqui, ¿to pá quedó sordu? ¿Qué-yos pasó? Vaya conversación más rara… (ANUSQUI mándalu callar. Upa les manes como si li atracaren) Val, val…
TAULFO: Home, nun sé, fía… Yo fui picador y llueu propunxéronme pa vixilante… ¿Tengo pinta dotor? Tán sacándo-y retratos per dientro…
ANUSQUI: Pero, ¿taba consciente?
TAULFO: A ver, conciente nun lo taba enantes de cayer, porque andaba perehí, per casa, aventada… Dando vueltes y revueltes… venga remangu p’equí, venga a alzar la pata p’allá…  Muncho nun debió ser, porque pámique cantaba…
ANUSQUI: ¿Cómo? ¿Qué diba na ambulancia y cantaba? ¡¡Qué grande ye mio madre!! (Suénase emocionada)
TAULFO: Sí… Asina aflamencao… Diba diciendo… ¡¡Aaaaaaaiiiii, aaaaaiiiiiiiiiiiii!! Yo nun sabía si consolala o toca-y les palmes…
ANUSQUI: Papa, de verdá, o sea, seriusly… ¿Cómo nun quies que mama t’escondiere eso?
TAULFO: ¿Y lo de Julio Romero de Torres? ¿Sábeslo?
ANUSQUI: ¿Quién? ¿El pintor? ¿Qué pasó?
TAULFO: Mecágüensan… Osea, que dexa a un vixilante por un bochagorda…
ANUSQUI: Papa, yá que tas ehí, que te miren… Debes tener un shock postraumáticu…
TAULFO: Yo tengo un renault de tola vida… Vini n’ambulancia y marcharé pa casa en taxi, si me dan a to madre… Bono, de momentu, diéronme una bolsuca cola ropa: el vistíu de volantes, la paineta y l’abanicu…
ANUSQUI: ¡¡Guardalo como oru en pañu!! Eso ye una reliquia…
TAULFO: ¿Reliquia? Lo que ye ye que me ta mirando raro la xente: deben pensar que tábemos d’antroxu o que soi tranformacionista d’esos…
ANUSQUI: ¿El qué?
TAULFO: Un cabareteru… Mira, hasta mantón de manila tenía la cabrona… Y yo pensando que los tapetes los facía ella…
ANUSQUI: Papa, en serio, oye, dexa a mama que viva los sos suaños…
TAULFO: Non, si ye ella la que nun me dexa apistañar a min. Tola nueche de fandangu p’equí y p’ellí llimpiando la casa… ¡¡Que rexuntió los azulexos dos vegaes!!
ANUSQUI: Papa, si fueres un home cariñosu y comprensivu, en saliendo mama d’ellí, llevábesla a L’Infiestu a la feria d’abril, a Sevilla a la Iluminá…
TAULFO: Mira fía, yo como muncho, y transixendo, llévola al Descensu Folclóricu de La Pola… Que tamién ye folclóricu…
ANUSQUI: Papa, nun tienes remediu, de verdá… Nun sé cómo mama renunció a tanto…
TAULFO: Hosties… ¿Y yo? ¿Qué pensáis? ¿Yo nun tuvi que sacrificame? Yo tamién tuvi que renunciar a munches coses… Queríen llevame pa la capital los del sindicatu y dixi que non; quería vivir en Llaneces, y acabé en Serrallo…
ANUSQUI: Yá entamamos con Llaneces…
TAULFO: Sí, fía… Desapegada, eso ye lo que yes… Nun sentís el llamáu de la tierra… Agora podía tar criando una yeguada, tener vaques, asturcones, xilgueros… Y envede eso, pásome la vida faciendo sudokus, bebiendo gazpachero y enllenando crucigrames de pallabres que nun sé lo que signifiquen.
ANUSQUI: Bono, papi, mira, en cuantes mama se ponga bien que me llame. Si va quedar ingresada, dasme un toque que nos acercamos… Besis… (Cuelga y queda mirando pal móvil ximelgando la cabeza)
TONI: ¿Nun quies que nos acerquemos?
ANUSQUI: Nomenón… Ta mio pá fuera, solu y va rucame la oreya col asuntu del cuadru flamencu de Los Barreros… Nun sabe que mio madre llamábenla La Farruca de Lada nes fiestes…
TONI: Ehí pidíte de salir, alcuérdeste…
ANUSQUI: ¡Qué bien te quedaba aquel traxe de cordobés, apretadín y marcando güevereision, castrón! ¡Hasta poníes acentu de bandoleru!
TONI: ¡¡Qué tiempos!! Pagaben bien… Y nada, yera solmena-y unos gatuñazos a la guitarra, asina, de cualquier manera, con pose d’atormentáu… ¡¡Er duende, ain, que me viene er duende!! (llevántase y taconea)
ANUSQUI: Ye raro, porque por más que busco, nun doi coles semeyes de daquella.
TONI: Sí, nada… Ticé con elles.
ANUSQUI: ¡¡Qué!!
TONI: ¡Vidi! Tou artista tien unos empiezos de los qu’arrenegar… Si s’enteren perehí que tocaba nun cuadru asturflamencu diba acabase toa esperanza… Los cismontantos nun tienen amplitú de mires… Xente xabaz estos folquis…
ANUSQUI: Flipo contigo… Nel fondu, yes igual que mio pá…
TONI: Mira, Anusqui, esa obsesión tuya de va poco p’acá de tar comparándome con to pá, nun ye sana, asina te lo digo…
ANUSQUI: (Mira pa él y fai colos deos una turuta) ¿Sabes que te digo? Arsaquiyoarriquitáun, táun, táun…
(Zaspiu. TAULFO, n’hospital y SIMÓN, en casa)

TAULFO: (Mirando pal móvil) Yo quería criar xatos y saliéronme gochos desagradecíos… (Suena’l móvil. Descuelga) ¡A ver!
SIMÓN: Á Taulfo, soi yo, ho, Simón, el vecín…
TAULFO: Sí, ho, conocíte pola voz… Dime…
SIMÓN: ¿Qué tal va Salinda?
TAULFO: Nada, ehí ta… Tan faciendo-y plaques pa ver si tien dalgo mui roto…
SIMÓN: ¡¡Cágondiez!! Oye, perdona… Yo, de verdá que fue ensin querer…
TAULFO: Nada, ho… Nun tienes la culpa… Nun foi adrede… En boca cerrada nun entren mosques, y aceitunes tampoco…
SIMÓN: Agora que volvía a falar comigo… Diz-y que foi ensin querer…
TAULFO: Nada, si fue mala suerte, ho…  Solo faltaba que fuere l’aceituna con anchoa, qu’esta ye allérxica al mariscu…
SIMÓN: Oye, pero… ¿les anchoes son mariscu?
TAULFO: Nun sé, pero pa intoxicase bien valen… Equí, amigu, onde arriquitaun ún, arriquitáun, dos…
ALTAVOZ N’OFF: ¡¡Familiares de Rosalinda, por favor, familiares de Rosalinda!!
TAULFO: (Saltando del sustu) Voi dexate, que me tán llamando pel vocingleru esti… (Cuelga)
SIMÓN: Que se meyore… Dí-ylo… (Mira pal móvil) Cágonmimáquina… Si ye que… Tengo más mala suerte… Una, que si intenté envelena-y al perru; el guah.e, que si lu tengo confináu; Salinda, que si marché coles perres de lo premiao; agora, yá verás… En cuantes s’enteren de que casi mato a la vecina con una aceituna… (Mira al cielu) ¡¡Qué más, señor, qué más pues mandame pa fundime nesta llamuerga, hom!! (Piquen al timbre. SIMÓN va abrir poniendo’l fociqueru. Abre la puerta. Una muyer dalgo estilosa, con sombreru d’ala ancha y con gafes de sol, fuma con boquina manchada del encarnao de los llabios. SIMÓN abre los güeyos plasmáu) ¡¡Manselina del alma mía!! ¿¿Yes tu??
MANSELINA: Simón, esposu… ¿Nun me vas convidar a entrar a esa casa de bienes gananciales?
SIMÓN: Nun hai arriquitáun ensin dos…

FIN DE LA PRIMER TEMPORADA

martes, 23 de junio de 2020

Capítulu XXVI Dando'l cante (Sesión vermú)


Capítulu XXVI

Dando’l cante

(Sesión Vermú)



(Día soleyeru. Balcones del Serrallo. D’un llau ta SIMÓN en silla playera plegable, dalgo desfilachada. Ta con un vasu pinta y un sifón. Dacuando, en balcón, cola nevera portátil sacará un tetabrick pa dir rellenando la pinta y delles lates de comida. Al poco sal TAULFO, pantalones cortos y camisa, pa preparar el balcón y pasar la sesión vermú del confinamientu)

SIMÓN: ¡Coime, Taulfo! Vaya mala cara traes, compañeru… ¿Entós?
TAULFO: La muyer, Simón, la muyer. Nun sabes a vegaes la suerte que tienes…
SIMÓN: (Picardiosu) Tomasti a pechu lo del cacharru esi, ¿eh? Va venir un robó a quitate-y el puestu a ún de Llaneces…
TAULFO: ¡Qué robó nin qué hosties! Anueche, que primero pensó qu’había pantasmes y yá depués, en volviendo pa casa, tomó una pastiella y debió senta-y mal la melicación…
SIMÓN: (Preocupáu) ¿Ta bien? ¿Qué tuvisti, que marchar al Hospital con ella?
TAULFO: ¿Qué si ta bien? Como un reló… Home, púnxose a rexuntar los azulexos de la cocina y del bañu; como entardaba en secar, pues dio-y col secador; y depués, como-y avagó, qu’amanecía, pasó’l polvu, fregó cristales, la casa, y prendió la llamparina y púnxose a encuriosar la ropa del armariu…
SIMÓN: Vaya muyer más fachendosa que tienes…
TAULFO: Fachendosa y ruidosa… Pasó cantando La Zarzamora, La hija de Juan Simón, Ojos verdes… ¿Pa esto me prexubilé yo? ¿Dime? ¿Pa esto aguantemos una reconversión?
SIMÓN: Créeme, la soledá ye mala compañera…
TAULFO: Pero, a lo menos, déxate dormir… (Confidencial) Que cuando desperté, compañeru, taba en bata de cola y con un vistíu de llunares pintos, el moñu recoyíu y pintada y con un abanicu… Daba unos xingonazos enfrente l’espeyu como una aventada…
SIMÓN: ¿Y eso?
TAULFO: Eso dixi yo… Á Salinda, ¿y eso? Y ella da-y con un paisanu, que si Julio Romero de Torres… ¿Tu conóceslu?
SIMÓN: Del pozu nun yera, nun me suena… Pero igual del bloque de pa contra les escueles, qu’ehí hai dalgún andaluz…
TAULFO: Pues nun sé… Yo nun sé que-y pasa a esta muyer… Contéstame que yá ta farta de vivir en secretu les sos pasiones… ¿Qué quedrá? ¿Qué mos pongamos en patiu a facelo?
SIMÓN: Les muyeres tienen una edá mui complicada…
TAULFO: Sí… Y da lo mesmo a los años que seyan… El casu ye que diz que la so fía ta purgando los sos pecaos… Yá me paecía a min que Salinda yera muncho de mirar pa los de les orquestes y debió pega-y a la guah.a lo del mandolineru…
SIMÓN: Pero, esi rapaz… ¿Nun yera de Llangréu?
TAULFO: Sí, eso diz él… Qu’hasta entraba en La Montera. Pero nun me traxo nengún cupón pa demostralo… Bono, pues, el casu, que Salinda ta rara y que diz que güei va demostrar el so poderíu… Hasta fala raro…
SIMÓN: Igual -y ta dando dalgo a la cabeza, una paralís d’eses…
TAULFO: Qué va, ho… Pa min ye too la melicación que, claro, nun ta avezada… Bono, voi dir sacando la comida…

(Entra y al cachu sal SALINDA vestida de sevillana con bata de cola y volantes, mantía y abanicu y moñu recoyíu, hasta llunar de cabaretera. Sal azotada, dando munchu bríu como quien tien l’azogue)

ROSALINDA: (Apuntando col abanicu pa SIMÓN) Ná te debo, na te pío…
SIMÓN: Bono, muyer, nun t’ofrecí… Pero oye tengo aceitunes y cacagüeses, si quies… Yo, ofrézote…
ROSALINDA: Me voy de tu vera, orvíame ya…
SIMÓN: A ver, Salinda… Tampoco ye pa ponese asina… Lo de la muyer, de verdá que nun sabía nada… A min llevóme hasta lo que tenía nel Creciplan del guah.e…
ROSALINDA: Te he pagao con oro tus carnes morenas…
SIMÓN: (Sorríe tomándolo como un piropu) Bono, sí, morené un poco… Dende que quité les bombones, asoleyó equí y dalgo nótase…
TAULFO: ¡¡Salinda!! ¡¡Au punxisti les copes de vinu!!
ROSALINDA: Téngoles equí, shiquiyo, que vamos tomar finu de Córdoba…
TAULFO: D’eso nada… Un mineru nun toma nin clarete…
ROSALINDA: ¿Cómo voi dir a Eurovisión asina, cómo? (Entra, sal TAULFO)
SIMÓN: Á Taulfo, teníes razón… Maxínate que taba rara, qu’hasta faló comigo…
TAULFO: ¿Veslo? ¿Y qué te dicía?
SIMÓN: Nun te sé dicir, porque me cambiaba la conversación a cada cachu… Lo de siempre, echándome en cara lo de la muyer y que podía tar enllena d’oru y que yo taba mui morenu…
TAULFO: ¡Ai, Simón! Esta muyer mía nunca fue de munches lluces, pero agora tán fundiéndose-y toes y dame que nun voi atopar de repuestu nin en casa Ciprianu… Que quier que merquemos boquerones y carabineros pa col finu… Teniendo como tengo yo un chorizu jabalí d’espatarrar…
ROSALINDA: ¡¡Pishaaaa!! ¡¡Que yá tienes pescaíto frito!!
TAULFO: Espero que sean conceyales, porque si non, va comelos el gatu… (Entra y sal SALINDA)
ROSALINDA: Pagá, si tu eres la bien pagá… Si a mí, te supiste dar, por un puñao de panné…
SIMÓN: ¡¡Salinda, por favor!! Vas comprometeme… Equí, en balcón…
ROSALINDA. ¡¡No te engaño!! Quiero a otra, no creas por eso que te traicioné…
SIMÓN: ¡¡Hostia!! (Lleva les manes a la cabeza) ¿Y Taulfo sábelo?
ROSALINDA: No cayó en mis brazos, me dio solo un beso, el único beso que yo no pagué… (Entra)
TAULFO: (Sal con un platu enllenu tayaes de chorizu) ¡¡Ta de muerte!! Sequino y picantino…
SIMÓN: De muerte, de muerte vas tas tu cuando t’enteres lo qu’anda diciendo la muyer…
TAULFO: ¿Qué dixo?
SIMÓN: ¡¡Valte más nun lo saber!! Yo entá nun soi a asimilalo…
ROSALINDA: (Dende dientro) Entre estah paredeh deho sepurtáh penah y alegríah que te dao y me dihte y esah hoya qu’ahora pa otro lusirán…
TAULFO: ¿Vesla? Lleva asina tol día con reprochinos ya indirectes… ¡¡Qué xoyes si nun tengo más que l’aniellu de casáu y el reló que me dio la HUNOSA al retirame!!

(Apaez el furgonetu del xeladeru y aparca debaxo de la casa de TAULFO. Pita y sal la xente a la ventana. Baxen dalgunos vecinos y neños a por un xeláu.)

SIMÓN: La verdá ye que tamos como Dios: vermú, sol, xelaos… Paez que tamos en Perlora envede confinaos…
YOPLÁI: (Dende’l so balcón) ¡¡Troncos!! Yá vos val… Ponéi un rollu Camela o Los Chichos, o Triana, hosties, pero non esto, qu’esto da mui mal rollu… Yera de cuando la vida yera en blancu y negru, hom…
TAULFO: ¡¡Contigo voi falar yo, borregu!! ¿Qué pastiella me disti?
YOPLÁI: Una guapa, señor Taulfo… Déxate llibre pa volar, pierdes los mieos y yes quien tu quies ser…
TAULFO: Pues agora tengo equí a la muyer que nun sé si quier ser Marifé de Triana, La Martirio o La Pantoja…
SIMÓN: O María del Monte…
TAULFO: ¿Por?
SIMÓN: Porque les cabres tiren al monte, ho…
TAULFO: Yoplái… Debes venti euros a la comunidá d’una derrama…
YOPLÁI: Mire, señor Taulfo, qu’a esta primera invita la casa, hom, nun lo tome asina… Yá verá como la muyer -y pide más… Lo que va aforrar en karaoke…
TAULFO: Lo que voi aforrar en karaoke voi gastalo en tratamientos pa min, porque yo esto nun lo aguanto. Yo soi de la Pastorina del Cuera y, como mui p’abaxo, pongo la llende en La Busdonga…
ROSALINDA: (Sal. La voz ye pastoso y tien un daqué d’allorie na mirada) Taulfo: voi comprate un traxe de cordobés pa que me lleves a L’Infiestu a la feria d’abril…
TAULFO: Sí, un traxe de cordobés pa facer el saltu la rana…
YOPLÁI: ¡¡Taulfoooo!! Puestu a saltar, faga’l saltu del tigre, que ye vusté un mihura de bravu…
TAULFO: A ver, Salinda, ponte pa equí y dexa de cantar que ta’l día guapu…
ROSALINDA: Taulfo, eso yá s’acabó. Acabóse ser una muyer marioneta. A partir de güei voi dedicame a les mios aspiraciones…
TAULFO: Palpitaciones ye lo que me tán dando a min… ¿D’onde sacasti esi traxe?
ROSALINDA: Yo soi una fundadora del cuadru flamencu de Los Barreros…
SIMÓN: (Atragántase) Hostia… Colo qu’echasti per ellos, Taulfo…
ROSALINDA: Quiero que sepias que yo vendí rifes como la que más pa poder traer a La Pantoja y a Luis Aguilé…
TAULFO: ¡¡L’enemigu en casa!! Nun me sal una al dereches… La fía salme pal castin del putiferiu de la tele; el xenru, envede gaiteru, mandolineru y agora tu… Salinda, la mio vida, ¿qué fue? ¿Qué fue’l nuestru amor? ¿Una mentira?
ROSALINDA: (Llevántase ) Voi dicítelo como te lo diría la más grande…
TAULFO: La Busdonga… ¿Les caques de mio casa llíndioles yo?
ROSALINDA: ¡¡Hace tiempo que no siento nada al hacerlo contigo!!
TAULFO: Non, ye que va tiempu que nun lo facemos, ¿qué quies sentir? Nin rebusquinos nes pantufles…
SIMÓN: Oye, Salinda, esto igual ye meyor que lo falarais dientro…
VECÍN: (Off) ¡¡Calla la boca Simón, qu’agora empieza lo bueno!! ¡¡Sigui, Rosalinda, sigui!!
ROSALINDA: ¡Y tu cara, tu pecho y tus manos parecen escarcha!
TAULFO: ¡¡Yá tamos faltando!! Si m’echare los potingues que t’eches tu… Non, si agora voi tener que ser prexubiláu y metrosexual…
YOPLÁI: ¡¡Vaya sesión Zinzano!! ¿Nun tendréis una aceitunina pa da-y alegría al vermú, eh?
SIMÓN: (Restolando na nevera portátil) Espera, ho, que tenía yo equí un botucu d’elles…
ROSALINDA: Y es que existe un amor que lo tengo callado, callado…
SIMÓN: (De la qu’abre’l bote sobresáltase al sentir eso) ¡¡Agárrate a la baranda, Taulfo, que vien curva!!
TAULFO: Hosties, ¿el Julio Romero de Torres, esi? Pues pa tenelo callao tas echándolo a gritu…
YOPLÁI: ¿Esa aceituna qué, Simón? ¿Vien o vas mandala pel ascensor?
ROSALINDA: …escondido y vibrando en mi alma y queriendo callarlo…
TAULFO: ¿Vibrando? ¡Veslo! L’escanciador esi… Sabíalo yo….
SIMÓN: ¡A ver el d’arriba! Ehí te va l’aceituna… (azota l’aceituna que rebota y cae xusto cuando ROSALINDA ta ofreciendo al barriu enteru’l so arte abriendo al cielu la boca como una bocamina)
ROSALINDA: Yá no puedo ocultarlo, callarlo, no puedo no puedoooooo (L’aceituna encesta na boca de ROSALINDA, que s’empapiza) ¡¡Argghh!! ¡¡Arghhh!!
TAULFO: (Que taba bebiendo y nun s’entera) ¿Y qué-y pasa a esta agora? (ROSALINDA sigue tosiendo, esvanezse y cae pel balcón a la calle. Suena un golpetazu) ¡¡Yoplái!! ¡¡Mátote!! Conque unes pastielles pa volar, eh… Y esta debía pensar col vestíu de volantes diba alzar el vuelu…
SIMÓN: ¡¡Hostia!! (Asomándose) ¿Fue muncho?
VECÍN: (N’off) Pa matase, la cuenta… Menos mal que rebotó contra’l techu del xeladeru… Nada, tranquilu que sigue moviéndose y cantando… (Lleguen les allaríes de ROSALINDA)
TAULFO: Y agora flamencu… (Metiéndose pa casa) Non, si sélo yo… Nesta familia, si nun damos el cante, nun tamos contentos…

sábado, 20 de junio de 2020

Capítulu XXV Ente pantasmes


Capítulu XXV

Ente pantasmes




(Cuartu de TAULFO y ROSALINDA. Tán echaos na cama. Lluz mui feble. TAULFO ta dormiendo y ROSALINDA, despierta, colos güeyos arremellaos. Siéntense ruíos. ROSALINDA asústase y trema pañando les sábanes.)

ROSALINDA: ¡¡Á Taulfo!! ¿Oyístilo?
TAULFO: ¡¡Cágondiole, Rosalinda!! Ye la tercera vez que me despiertes … Dende que se t’acabaron les pastielles eses pa dormir paez que garrasti la velea automática… (Bocia) ¿Qué quies que sienta muyer…? Nesta cama yá va tiempu que nun se siente nada
ROSALINDA: Nun empieces, reprochinos. Ye too golpes… Pisaes… Arriba…
TAULFO: Estos pisos ficiéronse con materiales d’a saber… Alcuérdate de qu’hubo que reformalos y dir a vivir a los barracones.. Maxínate… Igual ye de la paré d’al llau, de la de baxo… Vete a saber cómo lo compondríen, too tracamundiao, muyer.
ROSALINDA: Que non, Taulfo, que non. Yo dígote que ye de riba. ¡¡Ai madre!! ¿Y si morrieron Piluchi y l’home en Los Narejos y l’alma tresportóse hasta equí?
TAULFO: Imposible. Tán cerraes les fronteres. Ta fastidiao pasar hasta pel Güerna, y dígote yo que Sidoro nun ye de pagar peaxes… Ca vez qu’hai que poner pa una derrama gasto más en fotocopies y cartes certificaes que no que val la derrama…
ROSALINDA: L’alma del penitente… Esi cambió moyones praos o los númberos de los contadores y agora ta penitenciando. Ta penitenciando… Vieno equí a pagar los pufos…
TAULFO: Sí, pa entrar en purgatoriu… Esi dígote yo va cola güestia a escures por nun gastar de la vela…
ROSALINDA: Non, yá nun hai purgatoriu, Taulfo.
TAULFO: Non, si esi nun paga nin polos pecaos, yá te lo digo yo… (Siéntese arrastrar un mueble)
ROSALINDA: (Tapándose cola sábana) ¡¡Aaaaaai!! ¡¡Taulfo, de verdá!! ¡¡Ehí hai un espectru!! ¡¡Son sicofoníes!!
TAULFO: ¿Un espectru? ¡¡Mecagon la madre que me parió!! ¿Tuvisti viendo al payu Jiménez?
ROSALINDA: Nomenón…
TAULFO: Síomesín… Si empieces a dicir coses rares ye que lu tuvisti viendo… ¡¡Que yes mui impresionable, Salinda!! Que me ficisti pintar cuatro veces el techu del bañu porque dicíes que se t’aparecía xente y yeren manches de condesación de la humedá…
ROSALINDA: Yera mui incómodo tar sentada a la taza y viendo cómo me miraben…
TAULFO: ¡¡Si hasta mirabes los mios calzonciellos por ver si apaecíen cares!!
ROSALINDA: Yera por lleer el futuru… Como nos posos del café…
TAULFO: ¿Nos posos del culu…? Pues nun veríes una mierda… Y agora, ¡hala!, ente que nun tienes les pastielles y los ruidinos…  ¡¡Vaya nueches me tas dando!! Prefería tar moliendo café…
ROSALINDA: ¡¡Ai Taulfo!! Nun te pongas asina, concho, que paez que tas poseíu… (Espera un poco escuchando) ¿Cómo nun subes a ver?
TAULFO: ¿Si subo a ver el qué?
ROSALINDA: Garra les llaves que nos dexaron por un por si acasu y vete a ver… Vete a ver qué son esos ruíos… ¿Y si son okupes y nun tán pagando la comunidá?
TAULFO: (Llevantándose y poniéndose los pantalones del piyama) Mira, la madre que me parió… Voi dir pero porque soi’l presidente en funciones y que nun se diga. Pero como vuelvas ver al Iker niño pera esi y entames colos videoplasmas y les xorraes eses, marches a dormir al cuartu d’Anina…
ROSALINDA: ¡Ai non, fíu! Al cuartu la neña vas tu… Que tien la chochona esa que me mira fixo y ta riéndose… Quita, quita… Y la muñeca porzolana de la primer comunión…
TAULFO: (Sal y vuelve a entrar) Á ne, ¿ónde ta’l mangu del hachu que tengo siempre tres de la puerta por si vienen los que dicen que son de la revisión del gas?
ROSALINDA: Ta en paragüeru…
TAULFO: ¡¡Siempre me lu cambies de sitiu!! Un día van volver y qué fago, ¿salgo a da-yos con un paragües plegable?
ROSALINDA: Ye a la de fregar, ho. Y amás, que fai mui mal efectu… Cuando vien Toni quédase mirando pa él axorizáu dende que la neña -y contó lo de la escorribanda…
TAULFO: Pues nun sé por qué… Ye un instrumentu de percusión…
ROSALINDA: ¿Pa qué lu lleves, Taulfo? Los pantasmes son intocables…
TAULFO: Nun te preocupes, Salinda, qu’esto ye una varina máxica… Yá verás como garren cuerpu, como una pinta vinu gazpacheru… (Siéntese salir trancando la puerta)
ROSALINDA: (Sola). ¡¡Ai madre!! !!Que me toi mexando y nun m’atrevo a dir…!!  ¿Y si remaneció la manchona cola cara de Sidoro, y queda mirando en tientes pa min mientres mexo… ¡¡Ai, non, non!!

(Zaspiu. Entrada al pisu de Sidoro y Piluchi. ATAULFO ponse a meter la llave na pesllera pero ve que la puerta ta abierta. Entra mui de poco en poco, col mangu en guardia. Y de sópitu una mano gárralu pel llombu, faciendo que pegue un espaventíu y pare)

TAULFO: (Xuxuriando fuerte) ¡¡Puta madre!! ¡¡Hosties, Rosalinda!! ¡¡Nun te solté un garrotazu de petaca!!
ROSALINDA: Ye que quedé sola y tenía mieu… La lluz temblaquiaba…
TAULFO: Eso ye que ta de tormenta… Ponte tres de mí…
ROSALINDA: ¿Qué? ¿Manifestóse?
TAULFO: Rosalinda, mecagon la puta, nesti país yá nun se manifiesta la xente nin pel unu de mayu… ¿van manifestase los pantasmes?
ROSALINDA: Madre… Y si’l virus camudó y vuelve a la xente como muertos vivientes d’esos… Mira p’ehí paez que se siente dalgo…
TAULFO: Chiisss… Paez que vien colos pies a rastres…
ROSALINDA: Tu da-y na cabeza fuerte, pa que nun amorie… Madre, veo la lluz… ¿Vesla?
TAULFO: Sí…
ROSALINDA: Pues nun vayas pa la lluz, Taulfo, que da mala suerte… Muerren toos…
TAULFO: Mecagon la colorada… Pues voi camudar el guion… (Alza’l mangu) ¡¡La Envernal, la Envernite, Peñateyera y Cavite!! (Azótase contra la lluz que cai al suelu)
YOPLÁI: ¡¡Hostia la mano!! ¡¡Abrasástime!!
ROSALINDA: ¡¡Una sicofonía!! ¡¡Fala!! ¿Quién yes? Da un golpe si yes Sidoro y dos si yes Piluchi…
TAULFO: Equí los golpes doilos yo… ¿Quién ye?
YOPLÁI: El Yoplái, hom…
ROSALINDA: ¿Yoplái? ¡¡Madre Taulfo!! ¡¡A que morrió d’una superdosis!!
TAULFO: Qué va morrer… Ta equí que lu toi tocando col mangu…
YOPLÁI: Muerta tará la llinterna…
TAULFO: (Garra la llinterna y apunta pa la cara de YOPLÁI) ¡¡A ver, qué faes equí!!
YOPLÁI: Mire, señor presidente Taulfo… Vas ver… Que nun sé si s’enteró, val, de lo de la poli, qu’anden detrás míu y tal, cola movida de pela tarde…
TAULFO: Sí, ¿y?
YOPLÁI: Pos que me punxi a da-y al tanque, y digo, Yopli, tíu, a ver, que dacuando falo comigo asina, non en plan llocu, eso a nun ser que tome muncho y me siente mal o que meza… Entós sí, charro comigo tola tarde…
TAULFO: Sigui…
YOPLÁI: Pos eso, que digo Yopli, tron, colegui, a ver si esos maromos van venir con una orde o lo que seya, que te la tienen xurada, y entren en casa y te trinquen too, y pos eso…
ROSALINDA: ¿Poseso? ¿Tán posesos los guardies?
YOPLÁI: Non, señora… Qu’escurrí y digo, pos eso, si tienes les llaves del Sido y la Luchi, que dexó unes copies a mio ma…
ROSALINDA: ¡Madiós! Piluchi dexó copies a tol mundu…
YOPLÁI: Y, pos eso, sabes, baxes a casa y escuéndeslo nel mueble bar… Pero Claro, que baxé y nun había lluz y la Piluchi pues que tien unos santos que meten mieu y, amás, que como pon les mopes estes pa nun rayar el hule, que ye hule…, y cayó una movida y tal, y digo, a ver si la fastidies, y xubí por una llinterna y agora, pues nada, que yá salíay fue cuando me disti equí… Hosties, cómo duel… A ver, señor Taulfo, que lu respeto porque tien un tochu na mano, pero nun me cagonaperravida por eso, por respetu… Pámique que se me rompió’l cubitu, la arradio, el cedeese y la cadena musical… ¿y vosostros qué facéis equí?
TAULFO: La mio señora que pensó que yeres una apaición… Sentímos ruíos y vinimos a mirar…
YOPLÁI: Y vustedes, eso del: se mira pero nun se toca… ¿Nun lo sintieron?
TAULFO: Venga, andái, vamos p’afuera… (Sal tantiguando les parés ROSALINDA. TAULFO a YOPLÁI, confidencial…) Ois, Yopli, camarada… ¿Nun tendrás una d’eses coses que tomes tu y que quedes tresvoláu?
YOPLÁI: Taulfo, ¿tamién se mete…?
TAULFO: Non, yo non… Ye pa la muyer… Verás, que nun tien les pastilles pa dormir y anda estresada... Dalgo asina, que la dexé atontadina, como tu… Pa ver si me dexa dormir… (Siéntese un glayíu na escalera) ¿veslo? De los nervios, ta de los nervios… Voi mirar a ver…

(Zaspiu. Escalera. A media lluz. TAULFO prende la lluz. Ta ASUNTA en camisón y cola chata enfrente de ROSALINDA)

TAULFO: ¿Y agora qué?
ROSALINDA: ¡¡Ai Taulfo!! Que salí y atopémela de frente asina, en camisón… Dicía: Yá nun aguanto más…
TAULFO: Chisttt, a ver si ye sonámbula…

(Apaez MARIVINES descompuesta y abrochando una rebeca percima’l camisón)

MARIVINES: Mama… ¿Otra vegada? (A TAULFO y ROSALÍA) Despístase de nueche y va vaciar la chata… Unes vegaes, nel paragüeru, otra vez nuna sopera que tenemos de decoración y que nos dieron en bancu… (Mira pal suelu) Perdonái… Yá después lo frego… Voi llevala pa la cama… Vamos, mama, yá te tengo dicho que nun te llevantes…
MADRE: Fía, ye que sientos voces, sentí un home… (Entren en casa)
TAULFO: ¿Chiscóte? Púnxote pingando…
ROSALINDA: Non… Si esto ye mío, de la impresión… Colos nervios…
TAULFO: Home, Rosalinda, que tienes un tiempín yá…
YOPLÁI: Hosties, vaya champán… (Mira pal techu) ¿Goteres?
TAULFO: Non, tu tira pa casa, anda… Y ten cuidao nun lo pisar… Venga, vamos pa casa toos…

(Van baxando)

YOPLÁI: Pschhht, eh presi… (Pása-y una pastilla) Cosa guapa, yá verás…
TAULFO: Val, gracies, guah.e…
YOPLÁI: Psccchhht… ¿Ónde vas, Barrabás? (Faciendo xestu de dineru coles manes) Son venti pavos, por ser pa usté…
TAULFO: Hostia, que tueviere a cacharros de Jack Daniels… Bueno anda… Agora nun te voi pagar, que tienes la mano mal y igual pierdes les perres… Apúntotelo pa la próxima derrama, ¿val? Ye inversión segura… Inversión segura, dígotelo yo…

(Chísga-y un güeyu de la que YOPLÁI queda con cara pazguatu)






viernes, 19 de junio de 2020

Utilidá


Nun hai un argumentu más trayíu a la boca pa desprestixar qu’entrugar pola utilidá. ¿Pa que val l’asturianu? ¿Y la cultura? ¿Pa qué lleer? Cuento que ye cosa d’esti tiempu, post-capitalista. Al capitalismu da-y igual la utilidá de daqué si hai demanda. Si la mierda tuviere demandao, los probes naceríen ensin culu, dixo daquién. N’educación, esa entruga apaez cuando la cosa se pon abegosa o la xera ye trabayosa pordemás: morfoloxía o sintaxis, un analís, una redacción, un resume… Más entá si tentes de que garren apreciu por un sonetu de Garcilaso o’l desconsuelu de Manrique. Entrúguente: ¿pa qué val eso?
Préstame la carta que’l xefe indiu Seattle empobinó al presidente de los EEXX, Pierce. Nella entiéndese que les coses son y esisten porque tienen utilidá en sigo mesmes, anque nun lo pescudemos y, poro, ameriten el nuestru respetu.
Ye bien fácil tracamundiar el pa qué val col cuánto val.
Sicasí, yo cuénto-yos lo que daquién m’echó a la oreya de nenu.
Un día, andando a fierru, un rapaz púnxose a quitar una tuerca d’un castillete. El guardia xuráu echó-y voz. “Qué más te da, ho”, aporfió’l guah.e: “esta tuerca nun val pa nada”. Toi acabante quitala y el castillete sostiénse. Llevo díes quitando tuerques y sigue en pie.
“Sí” retrucó’l guardia xuráu. “Pero hai una tuerca secreta que ye la que val. Los inxenieros punxéronla escondida ente les otres. Por eso les otres tienen esa utilidá.”
Desplicába-y asina que toles coses tienen utilidá, anque nun lo pescanciemos, non la que nosotros -y damos; amás, sábese qu’en verdá toles tuerques y torniellos tán ayudando a tener pol edificiu.
Ta a les clares que ye un cuentiquín. Los guardies xuraos nun yeren de gastar más pedagoxía ya elocuencia de la del tornanecios.
Ye simpático que la reciella nun se pregunte pa qué val instagram, tik tok, les series o el reggeaton.
Sicasí, el métodu más eficaz ye’l de Sócrates. Consiste en devolve-yos, con una sorrisa y dende’l mayor de los respetos, el despreciu pol saber cola mesma entruga: Y tu… ¿pa qué vales? ¿Y pa qué vales ensin saber nada?