viernes, 13 de octubre de 2017

Habla español, joputa

Vino a buscarme en su scooter para un lunch, un fast food, que no teníamos time para nada más que un break, y de camino al market center nuevo de la city vimos aquella boutique de lo más fashion y se nos quitaron las ganas, no more eating, tía, que la tienda era de lo más in, de lo más cool para renovar el look y ya sabes que nosotras somos fashion victims. Además, que este weekend teníamos una party y queríamos algo que nos hiciese parecer younger, casi casi teenager. Total, que la Susy se probó un top y unos shorts que le venían oh my god y yo me pille unos shoes y una t-shirt pink que me sentaba queen, porque era de mi perfect size, y tan happies estábamos que nos dijimos de hacer una selfie, here and now, y enseguida la subimos a internet, a todas nuestras redes, que si face, twitter, instagram, y al poco no paraba de vibrar mi iphone ni su smartphone, que tía, alguna vez hemos pensado de abrir un blog, ya sabes, es hacer un braingstorming y tenemos para años, que nos pasamos de trending topics a influencers rápido, en un big bang, con tantos likes, y retuits y guapis que nos ponen, it girls nos hacemos sin quererlo... El caso que teníamos tiempo para ir de coffe shop y de tea shop, y acabamos en un stand donde un  tío con pinta de boy y ademanes de barman nos preguntó, ¿coktail, vermouth, gintonic?, y nosotras, tan happies, que no, que queríamos de aquello otro que vendía: iceglace de yogourth, y pudding y cupcakes, y pedimos un yogourt, lo pedimos a reventar de toppings y de sirope, una montañaglassé de kilocalorías, que menos mal que por la tarde yo tenía spinning, que estaba frío para salir de running, y ella había dejado el paddle y ahora estaba recibiendo master class de dance street, y estábamos sentadas en un chaiselonge molón del hall cuando en una tele conectaron con las news y salió un tipo de esos, un breaking eggs de los que ahora se creen los king, los boss y les da por hablarnos en sus rollos, movida de peña, que no sé si era un paleto de esos catalanes, o gallegos o vascongado o un bablista, que ya sería the end, y nos pusimos enervous las dos, fast and the fourius, que qué se habrá creído esta people, que nos hablen en el español, que es la lengua de alls, y si no la cuidamos, lost, game over, kaputt, la perdemos. Así que le gritamos:

-Habla español, joputa.

jueves, 28 de septiembre de 2017

Como un reló


(Pa David Roces, el mui cuco, que tamién anda como un reló)

     Na sala espera l’ambulatoriu’l paisanu mírame. Toi fuchicando pel móvil. Llevanto un poco los güeyos. Aprovecha’l cruce de miraes.
     -Lo de la tecnoloxía y los cacharrinos estos ye la de Dios, compañeru.
     Y señala pal reló: negru y allargáu, encaxetáu nuna goma silicona, fundiéndose na moñeca peluda.
     -Regalómelu la muyer esti día. Dizte de too. Púnxome’l guah.e una aplicación nel móvil y cántalo too. Mira, ¿ves? –rabila pel cacharrín que desapaez embaxo’l so índiz de barrenista. Na pantalla camuden los díxitos- Dizte la hora; dizte los pasos qu’andes…
     El paisanu llevántase y trasiega’l pasiellu a ritmu lexonariu pa demostrámelo … De dos mil pasos cálcase en dosmil cincuenta y tres nun santiamén.
     -Tradúztelo a kilómetros , y aparte, dizte les pulsaciones, que por eso vengo yo agora, que dame qu’ando descompensáu, mira…
     La pantalla zumba y enséñame les pulsaciones.

     -Y lo meyor ye que te diz hasta cómo duermes. Y réñete. Como quedes viendo una película…       Buena recatafila te cae. Ye como tener a la muyer, pero en dixital. Mira…
     El paisanu enséñame nel móvil una retafila gráfiques que miro con cara d’entendíu…
     -Y aparte, date enseñes. Tienes que compromete a caminar ciertu número de pasos tolos díes, y vas xubiendo… De los que paramos en chigre namás hai ún que me supera. Yo llevo yá dos meses y picu con ocho mil pasos tolos díes. Si ta feo fuera, camino per casa y doi vueltes a la salita y la muyer dime: Costan, home, apara un poco, que me pones nerviosa, y yo, calla, Marisina, que nun llego coime, que me queden mil pasos…
     Dende que tien el reló, diz el paisanu qu’anda como un reló.
     Tien tanta fe nel reló que va salvase: como muerra un día y nun lu avisen pel cacharrín, va siguir tan ufanu ensin decatase de que ta muertu.

     -Home - chísgame un güeyu-, voi dicítelo en confianza: namás lu quito cuando voi al chigre, y métolu en bolsu. Nun vaya ser que se chive tamién d’ello…

lunes, 28 de agosto de 2017

Guerres silencioses

Vusté quiciabes nun lo sepa, pero ta inmersu nuna guerra silenciosa. Vusté nun sabe que'l so mundu ta camudando por mor de les redes sociales. Sí. Vusté abrió una cuenta nesi bancu capitalista de l'amistá; añedió amigos, conocíos, xente de lo que nun sabe nada y xente de lo que creía sabelo too. Sicasí, bien enquivocáu taba. Hai amigos que nun-y dan tanto al “me gusta” como a vusté -y prestaría; hai semeyes d'eventos a los que nun fue invitáu; “esos cabrones”, diz pa vusté rucando los dientes, “mira que nun avisar que diben a la feria ensin muyeres”.
    Si escacipla ente los perfiles, decátase de qu'él tien el doble d'amigos que vusté, y que munchos son moces curioses que-y ríen les gracies. “Cómo nun diba separase”. Apaña una cita filosófica: “Nun importa la cantidá de los amigos, sinón la calidá”, al llau de Paulo Coelho, que vusté fae un xugador del Depor, cuando-yos daba por traer tantos brasileños. Y sigue escaciplando.
     “Amás, míralu, tien d'amigu a esti, que fue un atecháu tola vida y agora va de guerreru.”
      Y al día siguiente, cuando él lu saluda, vusté amaga una sorrisa falsa, un biecu repunante.
     El so amigu preguntaráse qué-y pasa. Nel chigre, frente a la pinta, restola pel móvil, que ye más discreto y menos violento que pregunta-y de frente, como cuando taben nel pozu y los abrazos combayones yeren el meyor like y les risotaes, el meyor emoticón. Y verá que vusté ta cabreáu con dalguién, pero nun acierta a saber con quién. Mira peles sos amistaes, ¿qué fae esti col vecín que nun trago? Mecá, si tien a la mio exmuyer d'amiga; y dacuando, charren; y ella pon el corazonzucu esi de “préstame pola vida”.

    De poco en poco, nel chigre los focicos y los silencios fáense llargos y atemplaos. Yá nun hai contemplaciones nin me gusta. Nun sabéis quién fue'l primeru n'añedir al otru, a lo zorro, a la llista de conocíos. Y esa tarde, en llegando a casa, de xuru que lu va borrar de la llista d'amigos, enantes del pasu definitivu: bloquealu.

miércoles, 5 de julio de 2017

Fiesta de prau

De mano la fiesta nació como quien nun quier la cosa: unes tortielles enriba unos tableros, la bebida a enfriar nel regueru y perres a escote pa pagar al del curdión pol aquello de char unes pieces, unos valsiaos. Tan buen tastu dexó na memoria que se ruxía en ca alcuentru de vecinos, tanto que pal añu viniente escacipló'l cura más que poles mises de les ánimes de los difuntos, por mete-y diente de papu a les tortielles de chorizu y prebar del vinu de pelleyu. Por sacar pa caridá, puyóse'l ramu y, como yeren más a escotar, hubo gaita, tambor, curdión y fotógrafu ambulante que xubió nel furgonetu de los xelaos, que yera branu, facía sol, montaran chocolatada pa la reciella y había negociu. Un par de paisanos industriosos (d'esos qu'agora llamaríemos emprendedores) constituyéronse en comisión de fiestes, reclutaron socios (los mesmos que participaben nel escote) y traxeron una charanga. Pasó un añu un vecín que yera secretariu d'un viceconseyeru, echó unes palabruques y convirtióse nel pregoneru, porque contaba chistes como Dios. Depués la orquesta, les rifes, la llotería de Navidá (que dacuando tocaba la pedrea o lo xugao), los papeles pa la subvención del ayuntamientu (que total, pa lo que daben y nada), les semeyes del porfoliu. El segundu día. Un terceru, que nun hai dos ensin tres. Y la xira. La barra subastada. Nun revolvía del formigueru xente. Una segunda barra. Cacharros a mamplén. Protección civil. La SGAE. El coche patrulla a la vuelta mandando asoplar. Y les orquestes. Los paisanos enllenos d'arguyu porque hasta la prensa rexonal aporta pa ver cómo dende la mañana revuelven les orquestes gallegues pa meter aquellos trailers nel prau de la fiesta, que nin camión d’Ensidesa nin Dúmper del cielu abiertu de tamaña condición y tamañu, pasaren pel pueblu. Dende pela mañana los más vieyos saquen el vermú a la terraza y acolumbren les maniobres infinites pa llibrar esquines y pegollos. Amiren l'espectáculu, partíu'l bollu de chorizu con tocín y la botella vinu abierta.
Aguarden, esperanzaos con que un día'l camión nun revuelva, tenga que marchar y les manaes de xente que-yos rompen les macetes, patien el prau, mexen y caguen portielles y s'engarren a la mínima, se suman col camión que da la vuelta.
Suañen, los güeyos afondaos nel recuerdu, con sentir unes pieces al curdión -qu'esta música moderna de pachunda dunda nun hai quien lo siga. Suañen con recuperar la fiesta que facíen pa ellos y que, nun acierten a saber cuándo, en qué momentu, perdieron.

miércoles, 28 de junio de 2017

Malures



Anguaño santificamos la enfermedá, que n’asturianu pue recibir también el nome de malura. La disculpa perfecta tres de la qu’escudanos, nuna sociedá que se hipermedica, ye la malura. Porque a nadie nun se-y pue reprochar que tea malu. Sí que lo sea, pero non que lo tea. Asina que, si un neñu o una neña salieron travesaos, si, como dicía’l refrán, a la varina nun la adomaron de pequeñina, hai que diagnosticar (corriendo a poder ser) y, pentemedies del oportunu especialista, el so desvíu de conducta.
     Va unos años al actor Michael Douglas diagnosticáran-y pólipos na garganta que la melicina punxo en directa correlación cola sana afición que gastaba l’actor a baxar al pilón a la menor oportunidá. Lo que n’otru tiempu nesta tierra de chigres y remimares que llamamos la cuenca sedría un puterucu, calentucu, pichabrava o un muyeriegu quedaba agora esmitificao por un diagnósticu que lu catalogaba como “adictu al sexu”. Asina, la sociedá yá nun lu mira anguaño con esa rensía que provoca la envidia, sinon que lu compadez: “probe Douglas, ye ver una falda y ponese a salivar”. Él nun quería, oiga, él nun quería… Yera’l so pruyimientu incontrolable.
    Y asina, la xente busca na melicina, nel diagnósticu, dalgo que desplique científicamente, asépticamente,  lo sancionable del so mou de ser y que lo acomode, que nun lu faga esforzase en variar la so conducta, poner traza de cambiar, porque, claro, yo nun ye que sea malu, ye que toi malu. Yo nun ye que sea vagu, ye que’l mio organismu xenera un reparu espantible pal trabayu (el famosu Síndrome de Nolainca); yo nun ye que pase de ti y tenga un viciu escomanáu al móvil, ye que tengo una adicción clínicamente comprobada y clínicamente testada; yo nun ye que nun ponga traza pa trabayar, ye que tengo discronoloxía funcional…
    Y xunto pa con esto, nacen los charranes qu’enantes diben de pueblu en pueblu nuna carromata de feria vendiendo crecepelo y agora descubren síndormes y enfermedaes nueves pa les que, misteriosamente, tienen un tratamientu que pue ser dende’l spinner hasta les pastielles de lleche de burra.
  
Y ye que la culpa nun ye de nueso, non. La culpa ye la sociedá, que pa esos somos, como nos meyores tiempos la Facienda del Estáu, toos.

domingo, 28 de mayo de 2017

Spiderman de comunión

     A Néstor convenciólu la güela pa que ficiere la comunión. Toles xeneraciones anteriores hasta onde algama la memoria fotográfica de Pena, Vega, Palacios y Cavite, tolos descendientes tuvieron retratu, recordatoriu y figurina (palomba, cisne o nenu en cañiqueru, según la moda). De les llambionaes que daben dio bona cuenta (los bombones de llicor acalóren-y la memoria), pero guarda nun misal l'envoltoriu de toos ellos. Hasta convenció al home, comunista de tola vida, pa que los fíos ficieren la comunión. Con too y con ello, lo que nun pudo'l PC, con Carrillo y La Pasionaria, diba podelo agora la modernidá. Porque la güela fue adulces tarrañándo-y la mollera al guah.e cola de regalos que diba recibir, soltándo-yosla a los pas ca vez que pintaba la ocasión, que nun taba bien mete-yos ideoloxía a los rapacinos y que'l nenu quería, y que si al nenu-y facía ilusión... Y too diba bien (sabíase'l creu como l'avemaría y nun perdiere nengún día de la cuota de misa) hasta que la güela llevó a Néstor a El Mapa a probar el traxe pa sacar el recordatoriu nel fotógrafu. L'home fue aparcar onde la sede'l PC en Sama y al pasar per Los Ángeles, la tienda xuguetes y disfraces, al rapacín illumináronse-y los güeyos.
     -Güeli, yo quiero dir de Spiderman.
     Y ehí fue l'acabóse. Que si yá verás de marineru, que si d'Almirante, pero que si quies morena... El guah.e que nones. O de Spiderman o nada. Y na tienda armó la de coyer.
Púnxose tarrecible, endemoñáu.
     Llevó un par de ñalgaes y la güela un disgustu. El guah.e razonaba. Que si diben de marineros, que si les neñes de princeses, otros d'almirantes, aquelles de novies, por qué nun podía dir de Spiderman, que yera un superherue que cumplía con tolos preceptos del catecismu, como Moisés, como Sansón.
     Echó mano de la figura materna y paterna, pero'l xenru, que yera coñón, xingó los costazos y recitó ce per be lo que la suegra repitiera en tantes dates familiares: «a los neños, Mapiluchi, nun se los pue meter en polítiques tan ceo» y xingó los costazos, «si al guah.e-y fae ilusión».
     Y por muncho que aporfió, el cura dixo que nones, y que yá podíe ser mui santu Spiderman, que si nun taba canonizáu pol Papa. Y la fecha enriba, y el guah.e que non, el xenru xingando'l costazu y el cura encabritáu, que primero Halloween, depués el Papa Nöel y agora esto.
     La güela de Néstor tien la comoda del recibidor coles semeyes y la estantería colos recordatorios. L'últimu marcu amuesa a un neñu vistíu de Spiderman arrodiáu d'otros miembros de la lliga de la Xusticia.
     Regaló-yla'l xenru na última de les cenes familiares. Nel misal guarda l'envoltoriu d'un güevu kinder que-y traxo'l nietu.
     Perdónalos señor...

     Reza pola so salvación tolos domingos.

sábado, 29 de abril de 2017

De colores

De xuru qu’a daquién –y pasó lo de dir mercar ropa o un edredón y sentir, “esto nun va coles cortines: ye un rosa palu, o un blancu rotu”. Confieso que de mano pensé que yera  por presumir, como cuando yo digo: “fonema bilabial oclusivu sonoru” en cuenta de “b”, o que yera un llinguaxe en clave, d’espíes, un códigu morse que nun dominaba. Pero non, hai xente  (abondoso ente les fémines) que ye pa distinguir eses coses, si un blancu ta más rotu qu’otru, si ye pastel… Creo que la Humanidá algamó otru estadiu evolutivu y yo quedé paráu nel homus coloresprimitiavensis.  
     Dame rabia esta tochura que gasto pa los colores, porque mio ma fue modista y dalgo se me tenía qu’apegar. Pero yá daquella me costaba bien de trabayu distinguir un azul marinu, qu’emparentaba col traxe de comunión mariñán, d’un azul celeste (que yo emparentaba cola pintura de güeyos qu’usaba mio tía Celestina), o un verde chillón (mira que yo acercaba la oreya a la tela pa sentilo glayar, y nada) d’un verde apagáu (que siempre me chocaba que yera como si se-y gastaren les piles o si nun hubiere verde prendíu o un verde prau).
   Ye daqué intrigante. ¿Quién descubrió esos tonos? ¿Quién-yos punxo’l nome? ¿Quién fue l’Amudsen del carmín, el Colón del gris marengo, el Vespuccio del gris azuláu, el xeólogu del gris antracita? ¿Por qué nun vienen nos llibros escolares, nun se-yos upen estatues nes places, nun tienen un día nel calandariu festivu?
     A min dame que too esto ye una conxura de los partíos políticos –agora que tan de moda se pon echa-yos la culpa a los políticos- pa enguedeyalo too, pa que nun sepamos daveres a quien votamos. Porque entama ún queriendo votar al coloráu caoba o que a ú va, y acaba votando naranxa de la china, al azul turquesa xenovesa o al moráu escuru…
     Ta claro: ¡hai tanta esencia republicana monárquica!

    Too ye una gama de colores y nun hai, por asina dicilo, daquién que defenda la so pureza cromática como si de los mesmos ideales se trataren.