sábado, 29 de abril de 2017

De colores

De xuru qu’a daquién –y pasó lo de dir mercar ropa o un edredón y sentir, “esto nun va coles cortines: ye un rosa palu, o un blancu rotu”. Confieso que de mano pensé que yera  por presumir, como cuando yo digo: “fonema bilabial oclusivu sonoru” en cuenta de “b”, o que yera un llinguaxe en clave, d’espíes, un códigu morse que nun dominaba. Pero non, hai xente  (abondoso ente les fémines) que ye pa distinguir eses coses, si un blancu ta más rotu qu’otru, si ye pastel… Creo que la Humanidá algamó otru estadiu evolutivu y yo quedé paráu nel homus coloresprimitiavensis.  
     Dame rabia esta tochura que gasto pa los colores, porque mio ma fue modista y dalgo se me tenía qu’apegar. Pero yá daquella me costaba bien de trabayu distinguir un azul marinu, qu’emparentaba col traxe de comunión mariñán, d’un azul celeste (que yo emparentaba cola pintura de güeyos qu’usaba mio tía Celestina), o un verde chillón (mira que yo acercaba la oreya a la tela pa sentilo glayar, y nada) d’un verde apagáu (que siempre me chocaba que yera como si se-y gastaren les piles o si nun hubiere verde prendíu o un verde prau).
   Ye daqué intrigante. ¿Quién descubrió esos tonos? ¿Quién-yos punxo’l nome? ¿Quién fue l’Amudsen del carmín, el Colón del gris marengo, el Vespuccio del gris azuláu, el xeólogu del gris antracita? ¿Por qué nun vienen nos llibros escolares, nun se-yos upen estatues nes places, nun tienen un día nel calandariu festivu?
     A min dame que too esto ye una conxura de los partíos políticos –agora que tan de moda se pon echa-yos la culpa a los políticos- pa enguedeyalo too, pa que nun sepamos daveres a quien votamos. Porque entama ún queriendo votar al coloráu caoba o que a ú va, y acaba votando naranxa de la china, al azul turquesa xenovesa o al moráu escuru…
     Ta claro: ¡hai tanta esencia republicana monárquica!

    Too ye una gama de colores y nun hai, por asina dicilo, daquién que defenda la so pureza cromática como si de los mesmos ideales se trataren. 

domingo, 16 de abril de 2017

Incidencia del mediu, condicionamientu y estratexes lliteraries n’El cuadernu de rayes de Miguel Allende

Incidencia del mediu, condicionamientu y estratexes lliteraries n’El cuadernu de rayes de Miguel Allende

Equí vos dexo l'enllaz al artículu que vais poder lleer en clicando equí.
Que vos preste.

jueves, 30 de marzo de 2017

L'Academia

     El funcionalismu llingüísticu enseñónos que l’artículu, amás de ser un morfema, yera un actualizador. Actualmente l’Academia de la Lligua Asturiana, l’Academia, tien el futuru colingando d’un filu delgáu y burocráticu, d’un enguedeyu llegal que, como suel ocurrir, paga siempre la víctima.
     Al dicir l’Academia, asina, col artículu, cuento actualizar lo que foi’l meyor llogru alministrativu ya institucional pa la llingua asturiana nos sos sieglos d’historia, el suañu de Xovellanos, de los erúditos del XIX, de los escritores del Rexonalismu…
     L’Academia de la Llingua Asturiana vien faciendo un trabayu científicu axeitáu y amañosu, como diz con sanu arguyu la so presidenta, Ana Cano. Nos sos pocos años d’historia sacó alantre les tres ferramientes del estándar normativu (Normes, Gramática y Diccionariu), amás d’echar andar publicaciones, xornaes, Universidá de Branu y asitiar, col so bonfacer nes universidaes europees el reconocimientu pa una llingua románica a la que sistemáticamente la clas política asturiana ignora, desprecia y marxina; de la que, convién facer autocrítica, parte del so pueblu, parte de los sos falantes faen chancia y s’avergüencen a cuentu d’una diglosia que los medios de comunicación incentiven y alimenten.
     Consiguió ello de la que velaba polos derechos de quien quier usala; defendéndola de los ataques, de los escaezos, ensin importar les sigles. Soportando, amás, les consecuencies d’esi enfotu.
L’Academia de la Llingua Asturiana ye l’ultimu rescualdu d’una llucha que muerre. L’asturianismu llingüísticu, de va tiempu, ta esvertebráu. Y como cualquier organismu ensin vértebres, ye informe, amorfu. Poco áxil. Presa fácil.
     Si dalgo creíemos fixo, seguro; si dalgo llográremos afitar, yera esa institución que poco a poco vio amenorgáu’l so presupuestu, foi arrequexándose inda más…  Agora nesti postrer episodiu llega cuestionase incluso la so naturaleza xurídica. Faciéndola feble, domestícase.  Una Academia fuerte ye una Academia independiente.
     L’asturianismu ta a puntu de perder  l’únicu elementu vertebrador que nos queda, la talaya dende la que mirar un ámbetu pa la nuestra llingua, pa la parte más vieya del nuestru patrimoniu inmaterial.

Pa una llingua que nun ye patrimoniu esclusivu de los asturianos si non, que como  toles llingües, ye patrimoniu de la humanidá. 

sábado, 4 de febrero de 2017

De reinvenciones, recuentos y reencuentros. La reinvención del Quijote.


En su libro Ortega y Asturias, Luis Arias Argüelles-Meres nos desvelaba su rito de escritor. El rito de escritor lo conforman aquellos actos previos, ceremoniosos, que anteceden al momento de la escritura, ceremonias que sirven para la inmersión en el momento creativo: alza la vista y la pasea por las baldas donde reposan ordenados los libros que le han correspondido en herencia paterna; los lomos de los volúmenes de la editorial austral que su padre, ya ciego, acariciaba unos días antes de morir, a modo de agradecimiento y despedida. Viejos amigos, contertulios magníficos para quien se apreste a escucharlos; tertulia a la que Luis Arias fue iniciado y a la que Luis Arias acude para interpretar la vida, que fluye como el Narcea, a su paso por Llanio.
Luis Arias Argüelles-Meres es conocido, sobre todo, por su faceta de articulista y de experto lector. La lectura no consiste solo en decodificar los mensajes escritos, sino también en ubicar su relevancia en  el contexto socio-político en que esos mensajes se producen. En este sentido, las piezas de Luis Arias –que ha logrado imprimirles una estética y un tono propio, se presentan como faro que arroja luz sobre los escollos de este tiempo y de este país que algunos siguen llamando España.
La realidad histórica es una mescolanza de hechos y sucesos difícilmente parcelable. La educación y nuestro sistema educativo disecciona y parcela dicha realidad y nos la presenta en asignaturas que, pese a los intentos de referencialidad y de transversalidad logran, difícilmente logran transmitir esa visión interrelacionada de hechos que forman la vida. En filosofía se estudian los filósofos; en historia, los políticos y mandatarios; y en literatura, a los escritores. Pero en ocasiones, en una sola figura se dan varias disciplinas, como es el caso de Azaña o Unamuno, por ejemplo, olvidando que en los albores del siglo XX el papel de muchos intelectuales consistía en aunar su faceta de creador o pensador con su relevancia social. De tal modo, al resaltar una sola parte sobre las demás, solo se falsea, cuando no se caricaturiza su figura y su relevancia.
El último libro de Luis Arias Argüelles-Meres viene a rendir homenaje –que también es reivindicar- a unas generaciones de intelectuales que escribieron, que pensaron y que, en última instancia, actuaron movidos por el afán de justicia y de fraternidad, unos soñadores que idearon y  contribuyeron a forjar un modelo de estado pionero en libertades y derechos sociales, inspirado en la lectura y reinterpretación, en el redescubrimiento del  Quijote.
La reinvención del Quijote y la forja de la Segunda República constituye un libro lleno de coincidencias curiosas y atractivas: un ensayo de ensayos; un libro de vidas librescas que nos hablan de más vidas librescas, inspiradas en la figura de un perdedor, don Alonso Quijano, enfermo a su vez a causa de sus aficiones librescas.
 No hay aquí, en esta interpretación, en este descubrimiento, lugar para las disciplinas parceladas: política, filosofía, literatura… Todo en la vida es carácter, actitud.
Es este un libro que resalta, además, la división hecha por Turguenev en una de sus conferencias, en la que divide a los personajes en la actitud vital entre hamletianos y quijotescos; entre los que piensan, teorizan, incapacitados para la acción y aquellos que, como el hidalgo manchego es acción, puesta en movimiento. Y la singularidad reside en que fueron aquellos escritores más  hamletianos los más reflexivos, los que tuvieron un talante filosófico, los menos narrativos –si entendemos como narrativa la secuencia de unas acciones- los que se volvieron quijotescos en su empeño de conseguir trascender a la realidad su propia Ínsula Barataria, el esplendor democrático que siguió a la Restauración Borbónica y a la Dictadura de Primo de Rivera. Es decir, unos escritores hamletianos, reflexivos se verán en la obligación de tomar parte activa en la en la vida polícita contribuyendo a alzar el andamiaje de un estado vislumbrando en la lectura, o mejor dicho en la relectura de la obra cervantina.
Otra singularidad en esta obra que se perpetúa en ecos y resonancias reside en las circunstancias en que son escritas las tres obras: el ensayo sobre ensayos de una obra narrativa: Cervantes escribe su obra desde el desencanto no ya solo de su vida, sino de toda una nación que se despierta de sus ínfulas imperiales, cuyos coletazos son los que, Regeneracionistas mediante, estimulan a toda una generación –la del 98- que se plantea la idea de qué es España con una mirada intramuros a partir de la pérdida de las últimas colonias, cuya certidumbre alcanzará a los novecentistas y crisis que envuelve, nuevamente, las circunstancias en que Luis Arias Argüelles-Meres escribe este libro.
¿Qué es España, pues? Parece que una crisis alargada y perpetua.
Esta idea hamletiana, esta preocupación, esta matière nos presenta nuevamente otro hecho coincidente. El gran ideal, la gran preocupación, la indignación sobre la esencia de qué es España llevaba siendo asunto durante casi un siglo de la literatura rusa que indagaba, obviamente, sobre el espíritu, sobre qué era la esencia de Rusia. Perdida en la su inmensidad de su ser, el gigante ruso había buscado las respuestas espirituales y su redención en la literatura. Y contradiciendo el inicio de una de las grandes novelas rusas, parece ser que todas las personas son iguales en su felicidad pero que, en ocasiones, también se advierten coincidencias en su tristeza y desolación.
España postulará sus esperanzas, firmará su capitulación de ansias entregada a la figura de un perdedor. Nadie mejor que un viejo y loco hidalgo, un idealista que se ha creído un caballero andante para consolarse del aldabonazo de la realidad.
En el relato de un perdedor hallarán el consuelo, ese espejo en el que mirarse, el ejemplo a seguir.
Así, Cervantes se convierte –inadvertido hasta ahora por toda la crítica literaria- en un referente generacional. No solo el Cervantes literario, cuyo mérito ha sido reivindicado por Galdós años antes, rindiéndole homenajes velados y declarados en muchas de sus novelas y de sus Episodios nacionales. Cervantes es al noventayocho y al novecentismo, si no más, al menos tanto, que lo fue Góngora al Grupo Poético del 27. Es Cervantes el verdadero referente , aunque el espíritu de Larra –con visita incluida a su tumba- sea influyente y su tributo, su puesta en escena, sea más espectacular y simbólica: Azorín, Maetzu, Unamuno, Ortega, Azaña, Pérez de Ayala o Américo Castro, redescubren, miran a España y se plantean su futuro a través de la mirada, de la óptica del loco hidalgo.
Solo quien sueña sabe de realidades distintas. De esos sueños y de la contribución a la forja de una realidad, la de la Segunda República, nos habla este libro. 

domingo, 29 de enero de 2017

L'adiós de Vicente Díaz

Esti xineru trae males nueves. Xunto pa cola muerte de John Berger y de Ricardo Piglia, anuncia la so deserción del mundu (o del universu) musical, el nuestru Vicente Díaz.
Vicente Díaz, pa quien nun tenga paseao per nengún mercaín, ye la versión asturiana de lo cañí y de lo castizo asturiense, l’home de los cantares pegañosos como liga pa cazar xilgueros; la estética patria d’un Perales o d’un Dyango; el Camilo Sesto de la Ensidesa y l’éxitu atronicante de les mases, qu’en contra de cualquier críticu musical, lu favorecieron como a Camela o a Junco.
Pocos cantautores (nun creo que se ponga reparu nengún en llamalu asina) asturianos sonaron con tantu beneplácitu y tantu vademécum paisanil nos primeros puestos (del mercaín); pocos s’atoparon con tanta facilidá nos espositores de gasolineres y chigres.
Ellí yera onde se fraguaben los verdaderos cuarenta princiales de la plebe que repostaba camín de Valencia de Don Juan, Villamanín, Los Narejos o Delesma. Enfermos y amostalgaos de señardá, los asturianos del éxodu vacacional paraben a comer en Palazuelo, Villalpando o Ezequiel y mataben la fame d’asturianía cola música enllena brillos de neón y resonancies de verbena.
Los sones de Vicente Díaz actualizaron, como pocos, el pupurrí asturianu que bebía de Torner compaxináu col órganu lletrónicu; incorporaron los coros que sonaben a tarrañueles de purpurina.
Camín de vuelta tol mundu, esi pequeñu mundu gravitacional de la familia, yera quien a saber de memoria los cantares de les dos cares. Pel Payares o’l Güerna encoplábase al alto la lleva aquel tema egótidu y autoficcional, «Yo soy Vicente» al que la reciella de facía’l coru: hooo, uhhhh…
¿Quién, dalguna vegada, nun s’averó a la barra del chigre, al amigu en prau, al contertuliu nuna espicha y pidió, suplicante, asonsañando’l “échame un culín maaaanín” del greatest hits “¿Qué tien esta sidrina?”
¿Quién nun aconseyó pa ente sigo o recitó aquello del “ai guapina ten cuidao, tu cuerpín ye demasiao, te mueves y vas gar
bosa, tan guapa como una rosa y me pones embobáu…”?

Diznos adiós Vicente Díaz. Prívanos del so arte y enmudez, con ello, una parte de nueso.