viernes, 31 de octubre de 2014

Chema Blanco


Yera yo un rapacetu acabante salir de la Universidá cuando traté a Chema Blanco. Encamentárame Severio, el mio profesor, que lu visitare pa resolver unes duldes pa un trabayu que taba faciendo sobre los portfolios de les fiestes de La Llaguna de L’Entregu. Sabía d’él porque escribiere a mano con Severino un trabayu sobre’l tributu de les cien doncelles nel que se recoyía la mesma lleenda n’estremaes partes de la península y  nes sos estremaes llingües. Recibióme na tienda y en cuantes qu’entamemos a charrar vi que lu apoderaba la pasión del pueblu. Resolvióme eses dubies y, lo que ye más importante, abrióme otres tantes más. Foi dempués cuando supi que fuere conceyal de cultura y ún de los arquitectos que punxo en marcha la fiesta gastronómica de les cebolles rellenes, como la entendemos agora. Pero col pasu de los años y coles conversaciones, fui apinando un bon fardeláu d’anécdotes de Chema Blanco que creo de xusticia compartir. Cuando conceyal de cultura, comentóme, ún de los primeros enfotos que tuvo foi visitar l’archivu municipal. Maxinái lo que tuvo que ser pa un amante del pueblu como él beber de les fontes; con desolación acudió a un pisu onde más qu’archivar amontonábense los papelorios y, allí allá, depués de munchu restolar, acabó dando col tomu fundacional del conceyu y el primer llibru d’actes, nun estáu llaceriosu.
                Ensin tembla-y el pulsu mandó llevalu a restaurar, “anque fuere nello’l presupuestu de tol añu de cultura”, porque la piedra angular del conceyu, de la nuestra cultura, nun se podía perder. Y asina, acudió a les pelayes n’Uviéu que lu dexaron en condiciones. “Y dempués del primeru”, añade con una sorrisa artera, “mandaron llevar el segundu”.
                N’otra de les vegaes que fui a lleva-y un porfoliu de los que m’emprestara, descubrílu coles gafes, allá na tienda de cosméticos que rexentaba, sobre unos papeles. Intentaba descubrir quién fuere la compañía quepunxere la lluz de les fiestes de la llaguna demientres los años cincuenta.
“Toi por apostar que yeren unos gallegos, que yeren mui finos”.
                Y otra vegada que pasé con Severino, taba quemando les pestañes enriba de la fotocopia d’un manuscritu del sieglu XIX, intentando desentrellizar la caligrafía garabiada, como pates de gorrión, que dicía García Marquéz. “Esto paezme que son unes alegaciones d’ún al que-y punxeron una multa los del ayuntamientu y entós quier que Samartín vuelva a xunise a Llangréu, porque asina nun diben tener potestá pa face-yla pagar”, comentónos de  la que nos pidía opinión sobre unos pasaxes non mui claros.
                Chema Blanco ye d’esos entreguinos illustres, que munchu bien ficieron pol pueblu y pol conceyu, pel pueblu y pel conceyu. Pámique más allá de los fechos puntuales, lo que nos enseñó a otros entreguinos ye una manera d’interesase y amar lo local ensin localismos, a sentir predilección polo nueso.
Bien ameritada tien esa distinción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario